Logo IMF
imagen crisotilo

¿Qué es el crisotilo?

El crisotilo es un mineral fibroso no metálico que comparte todas las características de los asbestos, con una gran diferencia: la forma de sus fibras. Esta diferencia, aparentemente sencilla es sumamente relevante, incluso existe un consenso general en la comunidad científica, como lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su reporte de 2007 , que indica que el crisotilo y los anfíboles deben de ser siempre claramente diferenciados.

En México, su uso está regulado por diversas normas y reglamentaciones, como la NOM 125-SSA1, misma que tiene el respaldo de diversas autoridades e instituciones, como la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección y Riesgos Sanitarios (Cofepris).

En el ámbito de su competencia, dependencias como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), así como la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), también verifican el cumplimiento de las normas y reglamentaciones en cuanto a su uso.

El crisotilo se usa de manera intensiva en la industria de la construcción y la automotriz, gracias a sus características físicas que le otorgan una gran durabilidad y resistencia, mismas que difícilmente pueden ser sustituidas por otros materiales.

Derivado de sus grandes cualidades, el crisotilo tiene importantes aplicaciones, entre las que destacan, las de la industria de la construcción (como techos y tuberías), en la automotriz (embragues, frenos y partes de la suspensión), así como para productos resistentes al fuego, como empaques y juntas.

Su uso intensivo en las industrias de la construcción y automotriz, se debe a sus características físicas, que le otorgan una gran durabilidad y resistencia, mismas que difícilmente pueden ser sustituidas por otros materiales o fibras naturales o sintéticas.

En el caso de la construcción, el crisotilo se mezcla con cemento para formar una mezcla denominada fibrocemento que se usa para aplicaciones de alta densidad como techos y tuberías. En esta mezcla, el crisotilo representa sólo el 8% de los componentes, el resto es cemento y agua que recubren las fibras "encapsulándolas" en una mezcla homogénea.

Se ha demostrado que los productos de alta densidad hechos con crisotilo no representan ningún riesgo a la salud de los usuarios finales, trabajadores ni distribuidores. A diferencia del pasado, los procesos productivos en los cuales se emplea el crisotilo como materia prima están altamente automatizados y se llevan a cabo en ambientes herméticos y húmedos para evitar al máximo el contacto de los trabajadores con la fibra.

Cumpliendo con la normativa, todos los trabajadores que laboran en la industria son evaluados médicamente de manera periódica, además de ser capacitados continuamente en su uso seguro. Derivado de las medidas de seguridad implementadas en la actualidad por la industria, se puede asegurar que no habrá afecciones respiratorias relacionadas con la exposición a esta fibra.

El crisotilo, al igual que todas las fibras y los productos para la construcción, puede representar un riesgo para quienes lo manipulan de manera prolongada e inadecuada, el cual se minimiza con los sistemas de producción altamente automatizados. Como otros materiales de construcción, cuya instalación es susceptible de generar polvo, es necesario utilizar equipo de protección personal, como lentes de protección y respiradores.

Actualmente, no hay evidencia científica concluyente que relacione la exposición al crisotilo como causa de mesotelioma pleural, un tipo de cáncer muy particular que afecta a la membrana que recubre a los pulmones, denominada pleura. Por el contrario, se ha demostrado plenamente esta relación entre el MM y los anfíboles, motivo por el cual se abandonó su uso.

Crisotilo, fibra segura

Como se indicó, existen diversos tipos de asbestos que se dividen en dos grandes grupos, los anfíboles y los serpentinos. La diferencia entre ellos radica en la morfología de sus fibras, mientras que los anfíboles tienen fibras largas y puntiagudas, los serpentinos, específicamente el crisotilo, tiene fibras curvas, sedosas y en forma de hélice.

Derivado de sus características, el asbesto, en especial la crocidolita o asbesto azul fue ampliamente usado después de la II Guerra Mundial en los países de Europa del Este. Se aplicaba hacía rociándolo sobre las estructuras de los edificios para que constituyera un aislante térmico.

Sin embargo, este tipo de asbesto y esta aplicación específica constituyeron un verdadero riesgo, tanto para los trabajadores como para los usuarios de los edificios, puesto que al ser aplicado de esa manera y no tener un agente que le permitiera adherirse, las fibras de los anfíboles se desprendían y eran respiradas continuamente por las personas. Estas fibras, al ser puntiagudas, tenían una gran biopersistencia y sobre pasaron la capacidad del cuerpo para ser eliminadas, lo que eventualmente derivó en diversas enfermedades. Cabe destacar que tanto el asbesto azul, como las aplicaciones friables han caído en desuso.

Por el contrario, el crisotilo se disuelve fácilmente, incluso por los ácidos más débiles y es fácilmente expulsado por el cuerpo humano. De acuerdo con estudios recientes efectuados por tres laboratorios líderes en toxicología ubicados en Suiza, Alemania y Estados Unidos, se ha demostrado que el crisotilo es la fibra más segura, por encima de otras de origen natural o sintético, como la celulosa, las aramidas o las fibras cerámicas, pues su biopersistencia es significativamente menor. Por ejemplo, el cuerpo humano tarda en expulsar las fibras de crisotilo de 10 a 15 días, mientras que los anfíboles tardan 466 días y mil días la celulosa.

Pocas personas saben que el crisotilo, al ser un mineral, se encuentra de manera natural en dos terceras partes de la corteza terrestre por lo que sus fibras nos acompañan durante toda la vida, sin que esto represente ningún riesgo.

En este sentido, es importante señalar que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ha aceptado revisar el documento publicado en 1986, donde se refieren los riesgos a la salud derivados de la exposición al asbesto. En dicho documento no se diferencia el crisotilo de los anfíboles. Por ello, durante la conferencia celebrada en California en mayo de 2001 la Agencia aceptó la necesidad de actualizar el tema y se fijó un plazo de tres años para realizar estudios "a la luz de nuevos conocimientos, especialmente en relación con la diferencia de toxicidad entre el crisotilo y los anfíboles".

De acuerdo con la evidencia científica actual, que incluye numerosos estudios, entre ellos algunos con seguimiento de hasta 20 años, el crisotilo no representa ningún riesgo a la salud bajo el límite de exposición de 1 fibra por centímetro cúbico, tal como lo indica la NOM-010-STPS-1999, en concordancia con los límites establecidos por la OIT.

Crisotilo, hechos relevantes

bullet Mineral

• "Asbesto" significa "incombustible" y es un término usado de forma indistinta para designar a una "familia" de minerales naturales compuestos por fibras.
• Su uso se remonta a, por lo menos, dos mil años. Se tiene evidencia que culturas antiguas como los griegos, egipcios y chinos ya lo usaban.
• Los asbestos se caracterizan por su resistencia al fuego, a la fricción, a la abrasión, a agentes químicos, a microorganismos, además de ser un aislante térmico, acústico y eléctrico.

bullet Fibra Natural

• Los asbestos están compuestos por fibras microscópicas, mismas que le otorgan sus características físicas, mecánicas y por tanto versatilidad.
• Al ser fibras naturales, los asbestos se encuentran en toda la corteza terrestre, y las principales minas se ubican en Brasil, Rusia, Kasajstán y China.
• Se ha buscado igualar sus características y desempeño en productos manufacturados con diversos sustitutos, sin embargo para hacerlo se deben emplear más de 50 diferentes insumos, cuya respuesta en condiciones específicas, como la exposición a altas temperaturas, es altamente cuestionable, además de que su inocuidad no ha sido demostrada.

bullet Anfíboles vs. serpentinas

• Por la composición química y morfología de sus fibras, los asbestos se dividen en dos grandes grupos: anfíboles y serpentinos.
• Los anfíboles se caracterizan porque sus fibras son alargadas y puntiagudas, como agujas.
• A pesar de estar aceptadas y reguladas por la normativa vigente en la materia, la industria dejó de usar los anfíboles desde 1986, y formalizó esta práctica en 1996, firmando un convenio voluntario con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).
• Los serpentinos, como su nombre lo indican, tienen fibras curvas y sedosas, dentro de esta categoría se encuentra el crisotilo, también llamado asbesto blanco.

bullet Crisotilo

• El crisotilo es un mineral fibroso no metálico que comparte todas las características de los asbestos, con una gran diferencia: la forma de sus fibras.
• Esta diferencia, aparentemente sencilla es sumamente relevante, incluso existe un consenso general en la comunidad científica, como lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su reporte de 2007, que indica que el crisotilo y los anfíboles deben de ser siempre claramente diferenciados.
• En México, su uso está regulado por diversas normas y reglamentaciones, como la NOM 125-SSA1, misma que tiene el respaldo de diversas autoridades e instituciones, como la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección y Riesgos Sanitarios (Cofepris).
• En el ámbito de su competencia, dependencias como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), así como la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), también verifican el cumplimiento de las normas y reglamentaciones en cuanto a su uso.
• El crisotilo se usa de manera intensiva en la industria de la construcción y la automotriz, gracias a sus características físicas que le otorgan una gran durabilidad y resistencia, mismas que difícilmente pueden ser sustituidas por otros materiales.

bullet Aplicaciones

• Derivado de sus grandes cualidades, el crisotilo tiene importantes aplicaciones, entre las que destacan, las de la industria de la construcción (como techos y tuberías), en la automotriz (embragues, frenos y partes de la suspensión), así como para productos resistentes al fuego, como empaques y juntas.
• Su uso intensivo en las industrias de la construcción y automotriz, se debe a sus características físicas, que le otorgan una gran durabilidad y resistencia, mismas que difícilmente pueden ser sustituidas por otros materiales o fibras naturales o sintéticas.
• En el caso de la construcción, el crisotilo se mezcla con cemento para formar una mezcla denominada fibrocemento que se usa para aplicaciones de alta densidad como techos y tuberías.
• En esta mezcla, el crisotilo representa sólo el 8% de los componentes, el resto es cemento y agua que recubren las fibras "encapsulándolas" en una mezcla homogénea.
• Se ha demostrado que los productos de alta densidad hechos con crisotilo no representan ningún riesgo a la salud de los usuarios finales, trabajadores ni distribuidores.

bullet Uso seguro

• A diferencia del pasado, los procesos productivos en los cuales se emplea el crisotilo como materia prima están altamente automatizados y se llevan a cabo en ambientes herméticos y húmedos para evitar al máximo el contacto de los trabajadores con la fibra.
• Cumpliendo con la normativa, todos los trabajadores que laboran en la industria son evaluados médicamente de manera periódica, además de ser capacitados continuamente en su uso seguro.
• Derivado de las medidas de seguridad implementadas en la actualidad por la industria, se puede asegurar que no habrá afecciones respiratorias relacionadas con la exposición a esta fibra.
• El crisotilo, al igual que todas las fibras y los productos para la construcción, puede representar un riesgo para quienes lo manipulan de manera prolongada e inadecuada, el cual se minimiza con los sistemas de producción altamente automatizados.
• Como otros materiales de construcción, cuya instalación es susceptible de generar polvo, es necesario utilizar equipo de protección personal, como lentes de protección y respiradores.
• Actualmente, no hay evidencia científica concluyente que relacione la exposición al crisotilo como causa de mesotelioma pleural, un tipo de cáncer muy particular que afecta a la membrana que recubre a los pulmones, denominada pleura.
• Por el contrario, se ha demostrado plenamente esta relación entre el MM y los anfíboles, motivo por el cual se abandonó su uso.